El Tribunal Supremo admite como gasto deducible en el Impuesto sobre Sociedades la retribución del socio mayoritario no administrador abonada por la sociedad

Estás aquí:
Ir a Tienda